Guatemala
Byron Lima, los tumbes de droga y su vínculo con el capo Byron Linares Cordón
octubre 27, 2017
0

La pareja del excapitán reveló ante un juzgado un capítulo inédito sobre los nexos de Lima con el crimen organizado.

Byron Linares Cordón, primo de los hermanos Lorenzana Cordón, fue detenido el 2 de octubre de 2011 en Sololá y extraditado a Estados Unidos en 2014.

Corte de Constitucionalidad anula aplicación de la pena de muerte
Los diputados con tachas que asumirán su curul
Izurieta, el extranjero que financió la campaña de Sandra Torres
Otto Pérez Molina se defiende hoy en etapa intermedia por el proceso La Línea
Los contactos de Byron Lima Oliva con la elite militar lo convirtieron en un atractivo y útil colaborador para el trasiego de drogas. Chiltepe, uno de los excompañeros de reclusión en el Preventivo de la zona 18, fue quien detectó en el ex-Capitán a una pieza que, durante años, cooperó con la estructura de narcotráfico contralada por Byron Linares Cordón, extraditado a Estados Unidos.

Lima conoció a Chiltepe en 2008, cuando cumplía condena en Pavoncito por el asesinato del obispo Juan Gerardi, según el testimonio que la pareja del excapitán, Alejandra Reyes, rindió ante el Juzgado D de Mayor Riesgo, y a la cual tuvo acceso elPeriódico.

Alejandra, que conoció a Lima cuando apenas tenía 15 años, fue su confidente y una de las tantas manos derechas que el excapitán extendía fuera de la prisión. En su relato, en calidad de anticipo de prueba, ella cuenta que Chiltepe se presentó ante Lima como uno de los trabajadores del narcotraficante Byron Linares.

“Le dijo que como sabía que Byron tenía contactos del Ejército, que necesitaba que cuidara la carretera de que no hubiera policías, y eso, para que pasaran la droga, según me contó Byron”, declaró la mujer.

“Entonces –continúa Alejandra– Chiltepe le empieza a dar a Byron US$10 mil cada vez que pasaba droga”. La pareja de Lima descubrió que Chiltepe era el apodo de Alfredo Morataya, cuando vio la lápida fúnebre en una publicación de Facebook. “A él lo mataron en 2009”, señala y suspira.

Sin intermediario, se comenzó a tejer una relación directa entre Linares Cordón y Lima. “Me acuerdo que… viene y le da un trabajo: tenían que bajar una avioneta en Río Dulce… Entonces, sí, Byron hace ese trabajo, pero la avioneta cae en Río Dulce y Byron logra sacar la droga con unas mulas… por eso, Byron Linares le da US$100 mil”, relata.

La suma causó en Lima la sospecha de que Chiltepe lo “estaba baboseando”.

El vínculo entre Linares Cordón y Lima no es del todo desconocido. En 2013, una publicación del periodista Jose Rubén Zamora refiere que el primer gran socio de Lima en la cárcel fue Byron Linares Cordón. “Linares le explicó a Lima el negocio de la droga, le dio contactos y le puso retos: “Ejercé tu poder, que los cabrones sepan quién manda”, cita la publicación.

Con el dinero obtenido en el primer encargo de Linares, Lima decide ponerle a Alejandra su primer salón de belleza, en el edificio Naúm, en la zona 15 capitalina. Le llamaron Varietés y como propietaria se registró a la secretaria Aída Chacón.

Byron Lima se convirtió en un útil y atractivo colaborador para el trasiego de drogas debido a sus contactos con la elite militar.

Tras el primer “trabajo” en Río Dulce, muchas de las conversaciones de Lima giraban en torno a los tumbes. “Fue en 2009, cuando Byron de repente tenía un montón de dinero”, según Alejandra y con el que comenzó a acumular bienes.

DINERO Y BIENES

En esa época de bonanza, Byron le dio a Alejandra US$90 mil para trasladar el salón a la zona 10. Luego, le pide comprar un chalet en el Puerto, y, gracias a una clienta del salón que se dedica a los bienes raíces, ubican un inmueble en San Marino, por US$350 mil.

El dinero lo envió Byron con el tío de Alejandra, que hacía de jefe de seguridad de la familia. “Decile que vaya con la abogada María Elisa de León Iglesias, a su oficina en la zona 9 –me dijo Byron– porque ella le llevaba todos los trámites”.

“Me acuerdo bien de eso, porque yo no conté bien el dinero y se me fueron Us$10 mil de más y me acuerdo que Byron me p… (se contiene y rectifica) me dio una regañada horrible”, manifestó.

Byron Linares Cordón, primo de los hermanos Lorenzana Cordón, fue detenido el 2 de octubre de 2011 en Sololá y extraditado a Estados Unidos en 2014.Por: Evelyn Boche elPeriódico

Los contactos de Byron Lima Oliva con la elite militar lo convirtieron en un atractivo y útil colaborador para el trasiego de drogas. Chiltepe, uno de los excompañeros de reclusión en el Preventivo de la zona 18, fue quien detectó en el ex-Capitán a una pieza que, durante años, cooperó con la estructura de narcotráfico contralada por Byron Linares Cordón, extraditado a Estados Unidos.

Lima conoció a Chiltepe en 2008, cuando cumplía condena en Pavoncito por el asesinato del obispo Juan Gerardi, según el testimonio que la pareja del excapitán, Alejandra Reyes, rindió ante el Juzgado D de Mayor Riesgo, y a la cual tuvo acceso elPeriódico.

Alejandra, que conoció a Lima cuando apenas tenía 15 años, fue su confidente y una de las tantas manos derechas que el excapitán extendía fuera de la prisión. En su relato, en calidad de anticipo de prueba, ella cuenta que Chiltepe se presentó ante Lima como uno de los trabajadores del narcotraficante Byron Linares.

“Le dijo que como sabía que Byron tenía contactos del Ejército, que necesitaba que cuidara la carretera de que no hubiera policías, y eso, para que pasaran la droga, según me contó Byron”, declaró la mujer.

“Entonces –continúa Alejandra– Chiltepe le empieza a dar a Byron US$10 mil cada vez que pasaba droga”. La pareja de Lima descubrió que Chiltepe era el apodo de Alfredo Morataya, cuando vio la lápida fúnebre en una publicación de Facebook. “A él lo mataron en 2009”, señala y suspira.

Sin intermediario, se comenzó a tejer una relación directa entre Linares Cordón y Lima. “Me acuerdo que… viene y le da un trabajo: tenían que bajar una avioneta en Río Dulce… Entonces, sí, Byron hace ese trabajo, pero la avioneta cae en Río Dulce y Byron logra sacar la droga con unas mulas… por eso, Byron Linares le da US$100 mil”, relata.

La suma causó en Lima la sospecha de que Chiltepe lo “estaba baboseando”.

El vínculo entre Linares Cordón y Lima no es del todo desconocido. En 2013, una publicación del periodista Jose Rubén Zamora refiere que el primer gran socio de Lima en la cárcel fue Byron Linares Cordón. “Linares le explicó a Lima el negocio de la droga, le dio contactos y le puso retos: “Ejercé tu poder, que los cabrones sepan quién manda”, cita la publicación.

Con el dinero obtenido en el primer encargo de Linares, Lima decide ponerle a Alejandra su primer salón de belleza, en el edificio Naúm, en la zona 15 capitalina. Le llamaron Varietés y como propietaria se registró a la secretaria Aída Chacón.

Byron Lima se convirtió en un útil y atractivo colaborador para el trasiego de drogas debido a sus contactos con la elite militar.

Tras el primer “trabajo” en Río Dulce, muchas de las conversaciones de Lima giraban en torno a los tumbes. “Fue en 2009, cuando Byron de repente tenía un montón de dinero”, según Alejandra y con el que comenzó a acumular bienes.

DINERO Y BIENES 

En esa época de bonanza, Byron le dio a Alejandra US$90 mil para trasladar el salón a la zona 10. Luego, le pide comprar un chalet en el Puerto, y, gracias a una clienta del salón que se dedica a los bienes raíces, ubican un inmueble en San Marino, por US$350 mil.

El dinero lo envió Byron con el tío de Alejandra, que hacía de jefe de seguridad de la familia. “Decile que vaya con la abogada María Elisa de León Iglesias, a su oficina en la zona 9 –me dijo Byron– porque ella le llevaba todos los trámites”.

“Me acuerdo bien de eso, porque yo no conté bien el dinero y se me fueron Us$10 mil de más y me acuerdo que Byron me p… (se contiene y rectifica) me dio una regañada horrible”, manifestó.

También compró una Prado gris blindada, una RAV, un Hilux Verde. “A mí me dio US$44 mil que era lo que costaba un BMW, el más barato en ese tiempo”, relata Alejandra.

Una casa, en San Marino, se cuenta entre los seis inmuebles cuya propiedad le fue extinguida a personas allegadas a Lima durante este año.

TUMBES DE DROGAS

No todas las conversaciones de Lima sobre los tumbes tenían un final exitoso. Alejandra también narró ante la jueza sobre un fallido robo de drogas en Escuintla, del que Byron le habló.

“Era de un camión que venía, no sé de qué parte, pero iban a meterlo en una bodega en Escuintla, frente al parque”. “Byron, no sé con quiénes estaba, pero uniformados como de la DEA, entonces me contó que en ese tumbe había participado un no sé si es narco o qué es, pero era un señor Fito Arrivillaga y Mario Ordóñez”.

Ambos fueron acribillados con armas de grueso calibre en 2012, en el restaurante Portal del Ángel de carretera a El Salvador.

“Byron me contó que ese tumbe fue fallido, porque ya habían agarrado el camión con droga y eso, pero la Policía alertó, entonces ellos escucharon por radio y todos salieron corriendo”.

En la prisa de la huída dejaron abandonadas dos camionetas, una Suburban blanca, de la hermana de Mario Ordóñez y la otra, una Nativa que Chiltepe le había dado a Byron en 2009, y que él puso a nombre de Alejandra. Ambos vehículos fueron consignados por las autoridades.

Una fiscal que trabajaba en Puerto San José –identificada como Emy– llamó a Lima y le advirtió sobre la consignación de la Nativa, en cuya cabina encontraron la credencial de Alejandra para ingresar al chalet en San Marino.

Lima pidió a uno de sus trabajadores que pusiera una denuncia por el robo de la camioneta y a los pocos días envió a Alejandra para que le entregara un paquete con dinero a Emy, como pago por haber sacado la credencial del vehículo.

 

Muchas de las conversaciones entre Byron Lima y Alejandra Reyes giraban en torno a los tumbes de droga.

“La verdad no me acuerdo bien si fue un cheque o efectivo, pero me acuerdo que le llevé dinero”, manifestó Alejandra. “Y después Byron se mataba de la risa, porque supo que ella se había operado con ese dinero…”, agregó.

Alejandra relata que ella también pasó por el quirófano con las ganancias ilícitas que Lima obtenía. Durante el proceso de extinción de dominio, y como un requisito del convenio de colaboración eficaz con el Ministerio Público, desistió de reclamar las propiedades que ahora forman parte del patrimonio estatal.

Linares, socio de Otto Herrera

Las autoridades antinarcóticas de Estados Unidos identificaron a Byron Gilberto Linares Cordón como uno de los principales socios del capo guatemalteco Otto Herrera capturado en Colombia y extraditado a Estados Unidos bajo cargos por tráfico de drogas.

En 2004, según InSightCrime, el Departamento de Justicia designó a Herrera como “uno de los principales traficantes de drogas de Centroamérica”. Añade la publicación de 2014, que la organización dirigida por Herrera sirvió como intermediaria “entre los remanentes del Cartel de Cali de Colombia y el Cartel de Sinaloa de México”.

Linares Cordón es primo de los hermanos Lorenzana Cordón, también extraditados a EE. UU. por trasiego de cocaína.

Por segunda ocasión, Linares Cordón fue detenido el 2 de octubre de 2011 en Sololá, con fines de extradición. Su posible rol en una estructura ilícita salió a luz en 2003, cuando tras la incautación de US$14 millones en una residencia de La Cañada, zona 14, se localizaron documentos a nombre de Linares Cordón.

Entonces, Linares Cordón fue detenido, pero fue dejado en libertad por orden de una Sala de Apelaciones, a cambio de pagar una fianza de Q75 mil. En 2014, finalmente fue extraditado a Estados Unidos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: