Ciencia
Diabetes: Todo lo que debes saber de las complicaciones oculares
octubre 30, 2017
0

Las personas con diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2 pueden desarrollar retinopatía diabética, que es daño en los vasos sanguíneos de la retina, la parte posterior del ojo. Además, aumenta el riesgo de padecer glaucoma, cataratas y otros problemas oculares.

Existen dos etapas de retinopatía diabética:

  • La no proliferativa
  • La proliferativa que es más grave y avanzada, pero también es menos común

La probabilidad de padecer retinopatía grave aumenta si has tenido diabetes por mucho tiempo o si tu glucosa ha estado mal controlada. Algunos síntomas son:

  • Visión borrosa y pérdida de la visión paulatinamente
  • Sombras o áreas de visión perdidas
  • Impedimento para ver en las noches
  • Ver pequeñas partículas que flotan dentro del ojo, también llamadas moscas volantes

shutterstock_164304665

Otras complicaciones oculares que puede tener un diabético:

Cataratas: Es una condición que nubla u opaca el “cristalino” del ojo que normalmente es transparente. La luz no pasa a través de este lente como debiera y no es reflejada apropiadamente en la retina. Como resultado, la visión se torna nubosa, borrosa o distorsionada.

Glaucoma: Es una enfermedad que aumenta la presión dentro del globo del ojo y esta presión aumentada puede dañar el nervio óptico del ojo, lo que puede resultar en pérdida de algún fragmento de la visión o ceguera. Uno de los síntomas es perder lentamente la visión periférica; con el tiempo, la visión central también puede disminuir hasta perderla por completo. El glaucoma se puede desarrollar solo en un ojo o en ambos.

Edema macular: Es la hinchazón o engrosamiento de la mácula del ojo (la parte responsable de la visión central y detallada). El edema macular ocurre cuando los vasos sanguíneos de la retina tienen fugas de fluido y la mácula se inflama. La pérdida de visión puede ser leve o severa, aunque en la mayoría de casos se conserva la visión periférica.

Desprendimiento de la retina: Es la separación de la membrana sensible a la luz (retina) de sus capas de soporte. El desprendimiento por tracción es la más común en personas que descuidan su diabetes, con antecedentes de cirugía de retina o que tienen inflamación crónica.

El cuidado correcto de la diabetes puede ayudar a disminuir las probabilidades de complicaciones oculares. Controla los niveles de glucosa en la sangre, consume alimentos saludables, haz ejercicio regular y toma los medicamentos recomendados por tu médico.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: